Usted está aquí

Consuelo Martín

Desde hace unos tres años vengo padeciendo de dolores en el cuello y en la zona lumbar, que me cogía toda la pierna izquierda y la mano derecha. Yo estaba limitada en todos los sentidos, eran tantos los dolores que tenía que no podía hacer nada en la casa y lo poco que hacía con muchísimo trabajo, no podía caminar ni ir a comprar. Lo peor de todo era cuando llegaba la noche, los dolores no me dejaban dormir ni  siquiera estar en la cama. Yo no dejaba de ir al médico, de tomar antiinflamatorios y paracetamol que ya no me hacían nada. Un día tuve la suerte de encontrarme con una conocida que al hablarle de mi problema me habló de la quiropráctica, método que yo no conocía y ni siquiera había escuchado nunca. Mi vida ha cambiado desde el día 1 de junio de 2012, no soy la misma persona, ya puedo dormir y descansar, voy a comprar, hago las cosas de mi casa y todas las tardes voy a andar una hora, he dejado la medicación y me encuentro muy bien.

Gracias Christian tienes unas manos maravillosas y yo me encuentro feliz.

Un saludo.